Quítalo del pedestal

La primer forma de lograr esto es bajarlo de donde pusiste a esta persona… es decir, que no sea ya prioridad ni lo más en tu vida. Esto te va a ayudar a darte el espacio en tu vida que necesitas y que si bien, le diste dicho espacio a esa persona, la prioridad siempre deberías y deberás ser tu en todo momento.