2. Lamer tus codos

Lamer los codos es una de las cosas que casi nadie puede hacer, y la razón es por la longitud de nuestro brazo (del hueso) lo que hace imposible que alguien pueda lamerlo.

Sin embargo, si tienes un tamaño de lengua más grande, podrías lograrlo.