Que te pasen a la mesa de los niños porque ya no cabes

Si, esto nos ha pasado a muchos, y es que estar en esa edad en que no eres «adulto» pero tampoco eres niño es de lo peor porque simplemente no sabes a qué lado perteneces y te aburres.