1. Ya te dicen "Señor(a)"

Lo sabemos perfectamente, no hay nada más doloroso para el corazón que el llegar a un lugar y un niño te llame de esa forma, pero hey… ahora puedes decirles «chamacos» o quejarte de sus berrinches.